miércoles, 26 de octubre de 2011

Las fases de la restauración



1. Estudio preliminar de la pieza. Este primer paso es obligarlo, pues supone el acercamiento al mueble en cuestión. Debemos analizar cuidadosamente el objeto para conocer cómo es, su estilo, el tipo de madera, si está chapado o no, en qué condiciones se encuentre, si está muy deteriorado o poco, etcétera. Este estudio nos servirá para decidir cómo vamos a restaurarlo, y qué técnicas y materiales vamos a emplear. Un aspecto a tener en cuenta: existe una regla de oro en restauración que propugna que el profesional debe intervenir en su justa medida, sin excederse, y sin incluir piezas nuevas, a no ser que sea totalmente imprescindible.



2. El siguiente paso es la fase de limpieza, en la que se eliminará la suciedad que el paso del tiempo ha ido acumulado sobre nuestro mueble. Tendremos que retirar cualquier resto de barniz viejo, laca o pintura. Para hacerlo, se puede usar un producto decapante adecuado, que encontraremos en tiendas especializadas, y resulta fácil de usar. Se aplica sobre la madera, se deja actuar unos minutos, y se retira con la espátula, arrastrando así la suciedad.


Un consejo: si la superficie a decapar es grande, lo mejor es trabajar por zonas, ya que es importante arrastrar el decapante antes de que se seque. Otra forma de retirar el barniz viejo de la madera es lijando concienzudamente la superficie hasta que no quede ningún resto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario