jueves, 29 de octubre de 2015

El antes y después de una cómoda

Es impresionante sólo con pintura los trabajos que podemos realizar sobre cualquier mueble que tengamos en casa. Si estamos aburridos del diseño, hemos heredado alguno o vivimos de alquiler y no tenemos presupuesto para muebles nuevos la pintura es nuestro gran aliado.


Partiendo de un aparador en madera se ha buscado como cambiarlo por completo para darle un toque kitch al salón. Lo primero debe ser limpiar la superficie y asegurarnos que nos termitas y otras sorpresas desagradables. 

Al mismo tiempo podemos arreglar cualquier arañazo o desperfecto con masilla. El siguente paso será sólo poner una imprimación para cerrar el poro y que la pintura selle a la perfección.


A partir de aquí y gracias a la pintura sólo podemos que imaginación al poder. Colores fuertes, pasteles si queremos algo más dulce o dorado para una aire glamuroso. En este caso se han limpiado los tiradores para dar ese aire vintage que nos encanta. ¿Os ha gustado? ¿Habéis hecho algo parecido con algún mueble que tengais en casa?